Cómo esperar por tu censista y no morir en el intento (por Google)