Razer Phone, la nueva apuesta