El 56% de las escolares confesó que no les gustaría trabajar en un área relacionada a la tecnología