CRÍTICA DE CINE: ”Un Día Lluvioso en Nueva York” Allen en modo automático - Kibit.cl

CRÍTICA DE CINE: ”Un Día Lluvioso en Nueva York” Allen en modo automático

0 32

Se siente casi surreal que esta película se haya estrenado y que la podamos ver en cines. Abandonada por Amazon en Estados Unidos y en un limbo de distribución desde el año pasado, el nuevo film de Woody Allen llega al fin a las salas nacionales de la mano de Cinetopia. Quienes, independiente de mi opinión sobre sus películas, creo que sin duda alguna han sido la distribuidora de 2019. Traer películas de Noé, Affleck, Wilde, Von Trier y Allen en un periodo de poco más de un año es un gigante compromiso con la diversidad de voces y espero que sigan así en el futuro. Ahora con la review.

Lo que más me sorprendió de esta cinta es su presentación, la cual se siente sorprendentemente barata incluso para los estándares independientes de Allen. El trabajo de steadycam es tembloroso, la iluminación es obvia y poco gentil con los rostros de los actores, la corrección de color es, en ciertos puntos, casi amateur (en una pequeña secuencia tratan de hacer pasar día por noche y es vergonzoso lo poco que se esforzaron, pareciera que solo tiñeron la imagen de azul y dieron por finalizado el día). Los tonos de piel de los actores estaban más cerca del naranjo que de los de una persona sana, y también, para ser una historia donde la lluvia juega un papel tan importante, está tan claro que la lluvia es falsa que no pude evitar desconectarme cada vez que esta aparecía. Se podría argumentar que esto es un homenaje al cine clásico que el guion referencia cada 5 minutos, pero en este mismo también hablan del ambiente “nublado y con una ligera niebla” que el personaje de Timothee Chalamet supuestamente adora y en la película  puedes ver rayos de sol golpear el rostro de los actores mientras llueve, no es para nada el entorno que los personajes mencionan en el dialogo. Para finalizar, y esto es mínimo en verdad, la copia DCP en más de una oportunidad sufre de problemas de compresión y de “colores” que aparecen encima de la imagen, primera vez que veo esta clase de fallas en una copia de cine profesional.

Otra cosa que dañó mucho mi experiencia es lo falso que se siente el guion a la hora de hablar de cine. Debajo de todas las obvias referencias hay un aire de superficialidad que esperarías de un estudiante de cine y no de un director tan experimentado como Woody Allen. Esta película quiere hacerte creer que un director independiente que según el personaje de Elle Fanning “jamás ha hecho concesiones comerciales” está haciendo una película de 70 millones de dólares. ¿Cómo? Eso jamás ha ocurrido en la historia de la humanidad. Lo mismo cuando muestran a un personaje grabar un cortometraje estudiantil, todo lo que están grabando debería estar tapado por la lluvia en un parabrisas. No hay iluminación, la persona con la claqueta la pone demasiado cerca de la cámara, es como si nunca hubieran hecho una película en sus vidas. Es esta falta de atención al detalle la que me saca en un 100% de lo que está ocurriendo.

Entrando en la historia y personajes, siento que esta podría haberse explorado mejor en formato de miniserie. El guion deja tantas tramas finalizadas de manera abrupta o insatisfactoria que el producto final se siente casi incompleto. Entiendo que la intención es que estos distintos encuentros son fugaces, pero eso no significa que tengan que acabar de una forma que te haga cuestionar las motivaciones de los personajes involucrados. El personaje de Elle Fanning pasa todo un día con Liev Schreiber, Jude Law y Diego Luna y ninguno llega a una conclusión o revelación que no te haga sentir que perdiste el tiempo viéndolos interactuar. En este mismo sentido, tampoco entiendo por qué Chalamet hace la mitad de las cosas que hace en esta película, fuera del tema de la fiesta de su madre, lo primero que hace al llegar a Nueva York es ponerse a conversar con alguien que él mismo odia. ¿Por qué? Lo mismo se puede decir de sus conversaciones con Selena Gómez, sus encuentros son coincidencias tan grandes que, en vez de sentirse adorables, se sienten molestas.

Pero no todo es terrible en Un día lluvioso en Nueva York, Chalamet es ocasionalmente divertido, toda la trama con su madre es resuelta de una manera que no vi venir, no está mal actuada en la mayoría de los casos y me gusta la idea conceptual detrás de la cinta, es la ejecución de esta la que se siente poco inspirada y rápida. Casi como si fuera una tarea rutinaria hacerla, lo cual se traspasó de manera perfecta a la experiencia de verla. Un trabajo muy menor de Woody. Estoy seguro que al menos encantará a sus fans más acérrimos, pero si estás buscando un lugar donde empezar con su extensa filmografía, partiría en otro lado. Ubicaré a “Un día lluvioso en Nueva York” en el lugar número 88 de las 151 películas de 2019 que he visto, arriba de “The Hole in the Ground” y debajo de “Five Feet Apart”.

Deje un comentario..